Shop

Packs de 4 sobres: 1 kéfir clásico original (con levaduras y lactobacterias), 1 laban (bebida tipo kéfir originaria de Oriente Medio, sin levaduras y con lactobacilos), 2 sobres de kéfir de agua (con levaduras y  lactobacilos). Amplia selección de bacterias probióticas entre los 3 tipos de kéfir. ¿Se necesita yogurtera? En verano y en climas cálidos,  no.  En invierno o en climas o lugares fríos, se necesita yogurtera o robot de cocina.
¡Oferta!

PACK 4 KÉFIR (2 de agua, 1 Clásico, 1 Laban)

4 sobres, 3 tipos de kéfir. PARA 4 MESES

17,45 14,95

  • Packs de 4 sobres: 1 kéfir clásico original (con levaduras y lactobacterias), 1 laban (bebida tipo kéfir originaria de Oriente Medio, sin levaduras y con lactobacilos), 2 sobres de kéfir de agua (con levaduras y  lactobacilos). Amplia selección de bacterias probióticas entre los 3 tipos de kéfir.
  • ¿Se necesita yogurtera? En verano y en climas cálidos,  no.  En invierno o en climas o lugares fríos, se necesita yogurtera o robot de cocina.
  • ¿Durante cuánto tiempo se puede elaborar kéfir casero con estos 4 sobres? Aproximadamente unos 4 meses -1 mes con cada sobre,  contando las resiembras-.
  • Bacterias liofilizadas¿Qué ventaja ofrecen frente a los granos o  nódulos que circulan de casa en casa? Conocemos exactamente los microorganismos que contienen los sobres, pues nuestras bacterias y levaduras provienen de fuentes naturales puras y se han cultivado en un medio aséptico. El kéfir de nódulos -que pasa de casa en  casa y se cultiva durante años -, por el contrario, se contamina fácilmente con bacterias y hongos del frigorífico o del ambiente de la propia casa o de todas las casas por las que ha pasado. Por eso, sus propiedades probióticas suelen ser menores -al cabo del tiempo- que la de un buen fermento liofilizado, que se emplea como máximo durante un mes, comenzando de nuevo el proceso, abriendo otro sobre-.
  • ¿Qué es la liofilización? La liofilización en la mejor forma de conservar los alimentos en su pureza y estructura molecular. Consiste en congelarlos en un breve espacio de tiempo y eliminar el agua sobrante mediante el vacío. De esta forma los nutrientes se conservan al completo durante un tiempo largo hasta su uso.
  • CFUs: Entre 70.000 y 100.000 millones de células vivas liofilizadas, dependiendo del tipo de fermento.
  • Ingredientes: Bacterias puras liofilizadas, aisladas a partir de nódulos originales del kéfir de leche, kéfir de agua y laban de distintas regiones del mundo, aisladas y cultivadas en un ambiente aséptico. Maltodextrina.
  • Poder fermentativo del Laban y kéfir clásico: En la primera siembra, el sobre fermenta de 1 a 2 litros a la vez.
  • Kéfir de agua: En la primera siembra, el sobre fermenta 1 litro de agua azucarada o zumo natural.
  • Descripción del tipo de kéfir y elaboración: Ver abajo.
  • Temperatura de elaboración: 25-30º C.
  • Máximo número de resiembras recomendado para preservar el poder probiótico: 5 ó 6
  • El kéfir clásico y laban fermentan: leche, soja y otras bebidas vegetales, aunque estas últimas con una consistencia líquida. Para espesarlas, ver abajo o consultar la siguiente SECCIÓN
  • El kéfir de agua fermenta: agua mineral con azúcar de caña, integral o panela; zumos naturales de fruta; agua mezclada con estos zumos al 50% o más; agua azucarada mezclada con trozitos de fruta fresca, deshidratada o con coco rallado.
  • Mantener el sobre cerrado en el frigorífico hasta su uso.
SKU: KCLAB-1 Categoría:

Descripción

DESCRIPCIÓN  DEL CONTENIDO Y FORMA DE ELABORACIÓN

1 SOBRE DE KÉFIR CLÁSICO ORIGINAL

Contiene: Una rica combinación de bacterias y levaduras extraídas de granos o nódulos puros del kéfir tradicional, en un perfecto equilibrio probiótico, aisladas, cultivadas en un ambiente aséptico y liofilizadas. No contiene los granos del kéfir sino los microorganismos que viven en ellos, liofilizados. Maltrodextrina.

Sobre de 2 grs.: Fermenta de 1 a 2 litros a la vez.

Tipo de kéfir: Textura no muy espesa, característica del kéfir, con un sabor algo menos ácido que el kéfir de gránulos.

1 SOBRE DE LABAN

Contiene: Una combinación de bacterias mesófilas -que fermentan a temperatura ambiente, entre los  25º y 30º-, con algunas bacterias termófilas de bajo rango de temperatura, encontradas en el laban tradicional, aisladas, cultivadas en un ambiente aséptico y liofilizadas. Excipiente (maltodextrina).

¿Qué es el laban? El laban es una leche fermentada originaria de Oriente Medio, consumida con frecuencia en Siria, El Líbano y en algunos países del norte de África.  Existen distintos tipos de laban tradicional, según el país y la región en la que se tome. Incluso dentro del mismo país, existen distintas variantes de laban, con diferentes cepas de bacterias, con y sin levaduras. Nuestro laban contiene una mezcla de lactobacterias probióticas de alta calidad y carece de levaduras. Aunque algunas de las bacterias escogidas producen una textura y sabor similar al de las levaduras, sin producir alcohol. El sabor de nuestro laban está a caballo entre el laban del Líbano y el del norte de África.

¿Qué ventaja ofrece nuestro laban frente al comercial? El laban comercial no contiene las bacterias originales del tradicional y suele llevar algún tipo de conservante. Por este motivo, posee menos propiedades probióticas. El sabor de nuestro laban, al estar elaborado con las bacterias originales, recuerda más al de las regiones en que este se consume, y supera en número, variedad y calidad de microorganismos al comercial.

Sobre de 2 grs.: Fermenta de 1 a 2 litros a la vez.

Tipo de bebida: Textura no muy espesa, similar al kéfir, con un sabor algo menos ácido que este. Puede tomarse como un kéfir o yogur bebible,  o emplearse como base de salsas para ensaladas, carnes, pescados, platos turcos, libaneses, etc.

2 SOBRES DE KÉFIR DE AGUA LIOFILIZADO

¿Qué es el Kéfir de agua? Es un tipo de kéfir compuesto por levaduras y bacterias que fermenta agua a la que se ha añadido azúcar, zumos naturales o fruta fresca o deshidratada. Tiene una cantidad y variedad menor de bacterias que el kéfir de leche, pero aun así posee un interesante poder probiótico. Al consumir los microorganismos parte de los azúcares del agua, esta bebida tiene un contenido calórico medio o bajo, según el tiempo de fermentación.

¿Qué ventaja ofrece nuestro kéfir frente al comercial? El kéfir comercial puede tener un sabor agradable, pero al cabo de un tiempo envasado, las bacterias y levaduras acaban consumiendo todos los azúcares del agua y pueden morir por falta de alimento.  Estas bebidas por tanto, suelen tener un pobre poder probiótico, o incluso nulo -si ha transcurrido mucho tiempo desde su fabricación-.

Contiene: Una rica combinación de bacterias extraídas del kéfir de agua tradicional, proveniente de distintas regiones del mundo, en un perfecto equilibrio probiótico, aisladas, cultivadas en un ambiente aséptico y liofilizadas.

Sobre: 3 grs. Fermenta un litro de agua azucarada a la vez.

ELABORACIÓN DEL KÉFIR CLÁSICO Y LABAN

1. Elija una bebida

Estos dos tipos de kéfir fermentan cualquier leche entera y semi. También fermentan algunas marcas de calidad de leche desnatada, aunque la textura resulta menos espesa. Puede emplearse además cualquier leche sin lactosa, porque esta contiene los azúcares naturales de la leche, disueltos enzimáticamente y convertidos en galactosa y glucosa.

Todas las bebidas de soja cuajan bien. Elegir preferiblemente una bebida sin azúcares añadidos y no modificada genéticamente, por motivos de salud.

Si se escoge una bebida vegetal distinta a la soja, se deberá emplear un espesante natural:

-Goma guar: Una cucharadita y media, batida en frío antes de echar el fermento.

-Agar, agar. Disolver 8 grs. por litro a unos 90ºC durante dos minutos.

-Almidón de tapioca en polvo (o harina de tapioca): Añadir dos cucharadas soperas de tapioca por medio litro de bebida. Calentar entre 60 y 80ºC durante unos 10 minutos.

-Arrurruz: el mismo procedimiento que con el almidón de tapioca.

-Kuzu. 50 grs por litro. Disolver primero en frío y calentar a 60-80ºC durante unos minutos.

-Mezclar una parte de bebida de soja por dos de bebida vegetal. O mitad y mitad.

-Mezclar la bebida vegetal con la mitad o un tercio de leche entera o semi, si se consume algo de lácteos.

2. Elija una máquina para fermentar

Kéfir clásico y Laban. Yogurtera: No es necesaria. Fermentar a temperatura ambiente. Para controlar mejor el proceso de fermentación, sobre todo en estaciones o lugares más fríos, se deberá usar una yogurtera,  retirando los vasos originales y empleando botes de unos 20 cms. de alto -no importa el diámetro- (con lo que parte del calor de la yogurtera se perderá y se conseguirá alcanzar unos 30º C). También serviría una olla eléctrica o robot de cocina regulables a 25 o 30ºC. O bien calentar la bebida a unos 35º C y meterla en un termo el tiempo indicado, con el fermento.

3. Tiempo de fermentación para los dos tipos de fermentos CON UN LITRO DE BEBIDA.

Primera siembra: En esta primera siembra, se verterá el contenido completo del sobre en la bebida, a temperatura ambiente. Si la bebida se precaliente a la temperatura indicada  -usando un termómetro de cocina-, el tiempo de fermentación será algo menor.

Laban: 14 horas. Si se deja más tiempo se volverá más ácido o picante.

Kéfir clásico: 22-24 horas. Si se prefiere más suave, retirar a partir de las 16 hs. de fermentación.

El tiempo de fermentación puede variar, dependiendo de la temperatura de la habitación, la época del año, la calidad de la leche, la bebida vegetal, etc.

NOTA: Si se emplean dos litros en lugar de uno en la primera siembra, el tiempo de fermentación será mayor, pues la misma cantidad de producto debe fermentar más cantidad de bebida.

Resiembras:  

Kéfir clásico, kéfir suave y con bífidus: 8-12 horas, dependiendo de la acidez que se busque.

Laban: 7-8 horas, a veces algo más.

Se necesitan 4 ó 5 cucharadas soperas de kéfir o laban por cada nuevo litro de bebida.

IMPORTANTE (PARA EL KÉFIR CLÁSICO Y EL LABAN): Con una yogurtera o robot de cocina trabajando a 25º C, el tiempo de fermentación se aproximará al  indicado; pero si se regulan a 30ºC-, el tiempo de fermentación será algo menor que el aquí expuesto.

METER EN EL FRIGORÍFICO, una vez alcance el punto de fermentación deseado.

Máximo número de resiembras recomendado para preservar el poder probiótico: 5 ó 6, pues al cabo de este número de resiembras, el equilibrio de las bacterias se verá alterado por los microorganismos que habitan en la casa o el frigorífico. Se abrirá entonces otro sobre y se comenzará el proceso de nuevo.

ELABORACIÓN DEL KÉFIR DE AGUA

La primera siembra: Echar un litro de agua mineral a temperatura ambiente en un recipiente grande, con una capacidad algo mayor de un litro, para que quede aire dentro.  El agua del grifo, al contener cloro, inhibirá el crecimiento de los microorganismos. Disolver unos 50 grs. de azúcar de caña, integral o panela en el agua. También se puede sustituir el azúcar por medio litro de zumo natural, mezclado con el agua. O fermentar un litro de zumo natural, sin nada de agua. Añadir medio o un cuarto de limón con cáscara, bien lavado. Verter el contenido completo del sobre y remover. OPCIONAL: Añadir al agua una o varias frutas deshidratadas bien lavadas -sin conservantes-, reduciendo en este caso un poco la cantidad de azúcar; o varios trozos de fruta fresca, pelada y bien lavada; o 50-75 grs. de coco rallado. Cerrar el recipiente herméticamente y dejar fermentar cuatro días a temperatura ambiente.  Si la habitación o el clima de la zona son muy fríos, consultar abajo: yogurtera o robot de cocina.

Resiembras (a partir del agua ya fermentada): Preparar un litro de agua de la misma manera que se ha indicado en la primera siembra. Verter un vaso grande de agua ya fermentada (de la anterior siembra) sobre este nuevo litro de agua azucarada. Al igual que en la primera siembra, se puede sustituir el agua azucarada por 1/2 ó 1 litro de zumo natural, en cuyo caso no habría que añadir más azúcar. No echar el limón de la primera siembra en el agua, sino un trozo de limón nuevo. OPCIONAL: Añadir fruta fresca, deshidratada o coco rallado. Cerrar el recipiente y dejar fermentar 48 horas, a veces algo más. Todas las resiembras a partir de esta se realizarán de la misma manera, empleando el kéfir de agua ya elaborado como agente fermentador. El kéfir de agua fermentará en menos tiempo en las resiembras que en la primera siembra. Para esta segunda siembra, si se emplea agua en vez de zumo, se recomienda echar unos 60 gramos de azúcar, o 40 grs. de azúcar y algunos trozos de fruta fresca o fruta deshidratada, siempre bien lavada.

Yogurtera: No es necesaria. Fermentar a temperatura ambiente. Para controlar mejor el proceso de fermentación se puede usar una yogurtera o robot de cocina en cualquier época del año. En estaciones o lugares más fríos, se deberá usar una yogurtera, retirando los vasos originales y empleando botes de unos 20 cms. de alto, no importa el diámetro (con lo que parte del calor de la yogurtera se perderá). También serviría una olla eléctrica o robot de cocina regulables a 25 o 30 º C. 

IMPORTANTE: Con una yogurtera o robot de cocina -trabajando a 30ºC-, el tiempo de fermentación será menor. En la primera siembra, probar a partir de las 48 hs.;  y en la resiembra,  a partir del primer día de fermentación, y retirar al gusto.

METER EN EL FRIGORÍFICO, una vez alcance el punto de fermentación deseado.

Temperatura de elaboración: 25-30º C.

Máximo número de resiembras recomendado para preservar el poder probiótico: Se aconseja realizar cómo máximo 5 ó 6 resiembras, pues el kéfir se va contaminando poco a poco con otras bacterias, sin percibirlo siempre el gusto. Un sobre, por tanto, daría para un mes de kéfir de agua. Al cabo de este tiempo, será preciso abrir un nuevo sobre y comenzar el proceso de nuevo, para obtener el máximo beneficio probiótico.

GenesisProbioticos